Los tipos de cervezas negras: Porter vs. Stout

En el maravilloso universo de nuestra industria, existe un espacio reservado para dos grandes tipos de cervezas negras. Por su historia, su popularidad y su particular encanto, tanto la Porter como la Stout son dos grandes exponentes que, en esta ocasión, merecen un análisis. ¿Cuáles son las diferencias y similitudes entre estos dos tipos de cervezas negras?

Antes de entrar en detalle, debemos decirte que, aunque te parezca extraño, coinciden en muchos aspectos y se separan en tantos otros. Así que si Porter y Stout están entre tus favoritas a la hora de pedir o si eres uno de los que aún no puede distinguir entre una y otra, tenemos una buena noticia. ¡Has llegado al lugar indicado! A continuación, desde Kross te explicaremos más sobre estas dos grandes cervezas negras.

Cervezas negras

Porter vs. Stout: sus principales características

Mientras que para algunos consumidores se trata de una misma cerveza, otros, con el paladar más preciso, consiguen diferenciar a la Porter de la Stout. Lo cierto es que, si bien ambas son cervezas negras, tienen características que las unen y las dividen.

Por empezar diremos que su primer ítem que las separa es el tipo de malta que utilizan en su elaboración. Las Porter están hechas a base de malta de cebada y las Stout usan cebada tostada sin maltear. Otra diferencia que pareciera alejarlas un poco más señala que las primeras tienen, en general, un cuerpo más liviano, con un perfil chocolatoso. En cambio, la segunda es más cremosa, tiene un mayor cuerpo y un fuerte aroma y sabor a café.

¡Pero esperen! Porque estos dos tipos de cervezas negras también tienen similitudes más allá de sus matices de coloración. Como su graduación alcohólica, por ejemplo, ya que ambas pueden oscilar entre los 4° y 5.5°. Y también comparten valores de amargor pese a que la Porter tiene un IBU menor (entre 18 y 35) y la Stout, uno mayor (30-45).

¿Cuál fue el primer tipo de cerveza negra?

Hace más de 300 años, en Inglaterra se desarrolló la Revolución Industrial y la transformación económica también repercutió en el rubro cervecero. En los pubs de aquel país comenzó a hacerse conocida un tipo de cerveza negra, caracterizada por su cuerpo medio y muy popular entre los trabajadores del puerto londinense, conocidos como porteadores.

Fue así como nació la Porter, la primera oscura que tuvo tantos fanáticos –como tú que estás leyendo ahora- que comenzó a ser comercializada. Unos años más tarde, en busca de una nueva variante apareció la Stout, con un estilo más intenso que su progenitora.

Cervezas Negras: El maridaje perfecto para la Porter y la Stout

Luego de aquellos primeros años, donde estos tipos de cerveza negra recién comenzaban a hacerse conocidas, llegó el momento para que ellas ocupen un rol más importante y protagónico con la comida. Aparecieron nuevos procesos de elaboración y con ellos, aromas y sabores que enaltecieron la calidad de las Porter y las Stout.

Con sus características que la hacen únicas pese a compartir la categoría de cervezas negras, la Stout se convirtió en el acompañante ideal para platos salados, grillados y quesos, como el cheddar o de feta. ¿Y los postres? Claro, puedes combinarlo con un tiramisú, por ejemplo. En tanto que la Porter es una cerveza que se ajustará de manera excelente con carnes asadas y postres de chocolate y frutos secos.Ahora que ya conoces más sobre la Porter y la Stout, puedes visitar nuestra tienda online o cualquiera de nuestros Krossbar y probar una de nuestras cervezas negras: la Milk Stout. ¡No puedes perdértela!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.